25 marzo 2004

:: Jirones en mi conciencia

Lío es poco. Mi mente está en fase negativa, y totalmente al contrario y en oposición a este mi corazón. Los pensamientos que sobrevuelan realizando una caída en picado únicamente me muestran lo que es problamente la locura que es igual a "salir el próximo sábado en viaje a Barcelona, para adoptar un cachorro negro de nombre Nerón o bien una chachorra llamada Luna", a lo que mi corazón contraataca provocando en mi cuerpo un cierto aire de tristeza que es igual a = "irme el sábado de juerga evitando los problemas en mi casa ante la negación de tener otro perro en casa, trayendo a Nerón o a Luna". He aquí la ECUACIÓN, cuya incógnita no se como despejar para conseguir un equivalente ajustado entre locura y tristeza.

Posiblemente la coherencia sería el valor de la incógnita X pero hay factores que alteraran el resultado aunque me oponga a ellos y es mi amor por los perros, mi compasión hacía ellos y el saber y tener de mi lado la sincera idea de que puede recibir una mejor vida con mi familia, mi novia y el aquí presente, antes que una protectora o una perrera.